Las prótesis dentales y el embarazo

Cuidar los dientes durante el embarazo es de suma importancia, debido a que en este periodo se altera la composición de la saliva y se desarrollan con mayor rapidez las bacterias, esto es posible por el alto consumo de azucares causados por los antojos durante estos meses. En caso de no controlar la situación pueden llegar a salir caries y si no se solucionan pronto, puede afectar más de una pieza dental y tener que visitar una clínica dental.

A finales del primer trimestre se nota con mayor énfasis la inflamación de las encías. En muchos casos cuando la embarazada se realiza la higiene bucal diaria, puede llegarle a sangrar las encías debido al aumento constante del flujo de la sangre durante este periodo. Estos síntomas deben ser tratados a tiempo y de forma adecuada preferiblemente en una clínica dental, de lo contrario puede causar una enfermedad periodontal que afecta los tejidos que unen los dientes y los huesos, causando la pérdida de algún diente y entonces tener que recurrir a las prótesis dentales, siendo un poco tormentoso el proceso durante o luego de un embarazo.

Para evitar estos y otros problemas en la dentadura en tu vida cotidiana y mayormente en el embarazo, que se encuentra la mujer más propensa a estos padecimientos, se debe mantener una constante higiene bucal.  Por lo que se recomienda: Lavarse los dientes mínimo 3 veces al día, sobretodo luego de cada comida, usar la cera dental para aquellos lugares donde el cepillo de dientes no llega. También es recomendable aumentar el consumo de calcio con yogures, quesos, leche, entre otros lácteos; lo que ayudara a reforzar los huesos y los dientes. Igualmente no se deben olvidar del consumo de las proteínas provenientes de la carne, el pescado y las legumbres porque ayudara a fortalecer el mecanismo de las defensas contra las infecciones. Siguiendo estas indicaciones se podrá evitar el uso de prótesis dentales.

Es importante visitar una clínica dental en cuanto se note alguna de estas molestias, y así prevenir males mayores, incluso para la salud del bebe.